Honestidad

El horror o el deseo

El viernes hago un directo por Instagram con Carlos Clavería Laguarda. En un momento de la conversación confiesa que tiene la vida resuelta, que no necesita ganar dinero. Le pregunto cómo es un día normal en su vida. Mientras responde, lo comparo con uno de los míos. No se diferencia tanto, pienso. La vida resuelta. Leer, escribir, soñar. No tener que p…

This post is for paying subscribers